casa embrujada

La Casa embrujada de Piedra de Ciudad Bolívar

Una lluviosa noche de mayo del año 1998, un conductor iba transitando por la avenida Libertador de Ciudad Bolívar. Su carro se apagó justo frente a la conocida Casa de Piedras, también conocida como «La Casa del Diablo» o la casa embrujada. El conductor se sintió extrañado al escuchar aullidos de perros dentro de la casa, junto a un olores putrefactos, situación que lo dejó fuera de sí, sintió la presencia de algo “fuera de lo normal” en esa casa.

La leyenda de la casa embrujada

La Casa de Piedras se encuentra en la avenida Libertador de Ciudad Bolívar. Su estructura denota la influencia europea. Parte de sus paredes son echas con piedras de ahí el nombre de «La Casa de Piedras». En su interior tiene una especie de chimenea es amplia y da la sensación de ser un escenario de una película de terror..

Desde hace algunos años la vivienda está completamente abandonada. Se rumora que ninguna familia puede vivir en ese lugar, los que han intentado hacerlo, no duran ni una semana. Los motivos son inexplicable, solo tienen motivos tenebrosos.

Son muchas las personas, los lugareños que aseguran sentir una presencia extraña al pasar frente a la casa, y más se acentúa en aquellos que han querido habitarla.

casa embrujada

Origen de la leyenda

Se supo que la Casa de Piedras era habitada por un hombre de aspectos muy singulares. De ascendencia europea, medía alrededor de 1,90 m de estatura, sus atuendo eran bastante lúgubres..

Su presencia en la ciudad inquietaban a quienes lo veían, tenía una especial por su afición irracional a los perros de raza rottweiler y doberman. Siempre se le veía andar acompañado de sus perros, llevando un sombrero de gran tamaño.

Luego en esta ciudad se empezaron a reportar desapariciones de niños y niñas menores de 10 años. todas las averiguaciones policiales llevaron a un sitio en común: La Casa de Piedras.

En  1968 se descubrió detrás de la casa fosas comunes de niños y perros, dentro de la vivienda fúnebre se encontraron símbolos diabólicos y la llamada “Biblia Negra”, cuyas escrituras son las leyes de Lucifer para quienes le siguen.

El siniestro hombre desapareció misteriosamente, desde ese momento comenzaron a registrarse eventos paranormales en la «Casa de Piedras».

 

Experiencias paranormales en la casa embrujada

A mediados de los años 70, la casa fue arrendada por una modesta familia de esa misma ciudad integrada por una pareja con dos hijos. Cuentan los mismos inquilinos que cuando se iban a dormir esa misma noche, se escuchaban aullidos de perros y cadenas arrastradas por el patio de la casa.

Ellos no dieron mucha atención a esto, pero las manifestaciones fueron más recurrentes al punto que al quinto día la familia desocupó la casa.

Otro de los tantos relatos surgidos entorno a la Casa Embrujada de Piedras se origina a principio de los 90, en esa época el El gobierno regional dio albergue a un grupo de indígenas quienes fueron a parar dentro de la estructura abandonada, además del sustento que necesitaban. Los aborígenes apenas duraron un día en aquel recinto, durante la noche, relata uno de los nativos que hablaba español, que escucharon cadenas y aullidos de perros; en el patio vieron la figura de una mujer cuyos pies se desvanecían sin tocar el suelo y emitía ruidos de huesos chocando unos contra otros.

Estos sean quizás los hechos más escalofriantes que se conozcan ocurridos en  esta casa; tal vez hayan muchos más que aun no se conozcan y vivan ocultos entre las paredes de esta construcción

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *